Vuelve, a casa vuelve (o no) por Navidad

Siguiendo la línea de este 2020, las navidades tampoco serán como otros años. O no deberían: reuniones limitadas (lo más posible, independientemente de la normativa) y, a ser posible, con personas convivientes, se reducen los desplazamientos, gel hidroalcoholico en vez de toallitas para limpiarse las manos de las gambas… en resumen: van a ser unas navidades raras.

Pero no todo va a ser malo en esta nueva normalidad navideña: este año, se calcula, se van a reducir hasta un 87% los discursos de Nochevieja de los cuñados. Cifra sorprendentemente buena si tenemos en cuenta que algunos llevan un mes preparando su tesis sobre Maradona. Así que eso que ganamos. También, por suerte, podremos conservar algunas cosillas que nos encantanban: como el turrón

Por suerte, hay cosas que conservaremos: el turrón y las vacaciones. En esos días que muchos tienen libres por navidad aprovechan para volver a sus ciudades de orígen o para alguna escapada puntual. Esto, bien hecho, no es incompatible con las medidas de seguridad: todo el mundo necesita desconectar un poco… pero,

¿Habéis oído hablar del turismo farmacéutico? Os lo cuento en este…

Este artículo de cofares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *