Las ventajas de los invernaderos: salud y cocina.

Como os he contado alguna vez: me gusta la cocina.

A veces me pregunto qué sería de nuestra gastronomía sin poder tener disponibles durante todo el año ciertos alimentos que forman (o deberían formar) parte de la dieta diaria para tener una alimentación saludable.

Por ello es tan importante la función de los invernaderos: gracias a ellos podemos tener frutas y hortalizas de forma sana y accesible. Estos sistemas son sostenibles y respetuosos con el medio ambiente: respetan los recursos hídricos, eliminan correctamente plásticos y tienen bajo impacto en el territorio.

Pero no sólo contribuyen al bienestar de nuestra dieta, salud y medio ambiente (términos que se complementan): también a nuestra economía. Se calcula que sólo en Almería 14.500 familias viven de ellos. También contribuye a la integración social, dando así trabajo a personas de más de cien nacionalidades diferentes.
Estos productos se someten a unos estándares de calidad y trazabilidad para asegurar que cuando llegan al plato (o a la sartén, según de cuál hablemos) gocen de perfecto estado y conserven todas sus propiedades, tan importantes para conservar nuestra salud.
Según la OMS se recomienda consumir al menos 5 porciones de frutas y hortalizas al día… ¿Os imagináis lo difícil que sería variar esas porciones sin la labor de los invernaderos?

Hoy tengo una caja de FruitVegetablesEurope y APROA, por la caja. A ver qué tal sale:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *